Mi gatita se perdió un día, y aunque volvió, lo pase tan mal que decidí tatuarme un gato para recordarla siempre.