Esta preciosidad es Turi, el primer periquito que crié a papilla. Es mi inspiración y alegría, mis ganas de llegar a casa y saludarla (a ella y todos los demás). Son parte de mi y quería llevarles siempre conmigo. Yo misma diseñe el tatuaje 🙂