Me daba miedo hacerme tatuajes asique empecé por una que fuera muy chiquitito. Y este fue el resultado. El catorce es mi número favorito. No tiene ningún significado, no es por nadie en concreto, ni una fecha en exclusiva, ni el día, mes o año en el que nací, tampoco creo que sea mi día de la suerte ni nada. Únicamente es un número que me llama la atención y me lo tatué.