Cuando leí la gran obra de Shelley me sentí tan identificada con el monstruo… Él quería ser bueno, pero las circunstancias le obligaron a esconderse del mundo.
Mi historia es parecida… Tuve un entorno muy complicado lleno de abusos, violencia… Me junté con malas compañías… Y yo era buena, pero estaba enferma (soy TLP) y a menudo tenía que ocultar esa parte de mí para protegerme.