Me lo hice hace 5 años cuando murió mi abuelo. Él era una de las personas más importantes en mi vida. Cuando lo visitaba, el ver cómo sonreía al verme se me iban todos mis problemas y me inundaba la felicidad. Le echo mucho de menos pero sé que me volveré a encontrar con él algún día.