Porque en estos momentos no nos puede faltar una sonrisa bajo cada mascarilla. No hay que dejar de sonreír.