Tuve un gato durante 18 años, me ha acompañado durante mucho tiempo y después de que muriese decidí tatuarme unas huellas para nunca olvidarme de él.