Tenía un compañero que siempre me contaba algún chisme y le decía que Hera un moscardón, hasta que se me ocurrió hacerme la «la mosca detrás de la oreja»