Fui de vacaciones al parque de atracciones de Disney de Orlando, una ilusión que tenia de niña y cuando llegué me enamoré tanto del lugar que me lo tuve que tatuar, unos de los mejores viajes y experiencias