Fue mi primer tatuaje y lo inspiró uno de mis amigos, quien falleció demasiado joven. Siempre sentí que él fue la primer persona en creer que yo tenía talento como Diseñadora Gráfica y ahora tengo más de 5 años dedicándome a ello. Él estaba estudiando Ingeniería Mecánica y le encantaba la aeronáutica, por eso elegí representarlo con un avión de origami.