No se aprecia bien porque rodea el antebrazo.
Son las huellas de la pisada de mis hijos y mi mujer con sus nombres.