Mi primer viaje fuera de España quería que fuera recordado para siempre, por ello me tatué con mi mejor amiga la bola del mundo, para que podamos recorrerla juntas empezando por el primer lugar donde siempre habíamos querido ir: Londres.