Cuando estaba embarazada, me encanta ir a monitores para ver cómo se escuchaban y se veía su corazón plasmado en papel… decidí tatuarme los monitores de mis tres hijos, que termina generando el amor maternal. Una mamá con su bebé.