La sirenita me la tatué porque mi hija pequeña tiene cancer y todos los nenes de la planta la dibujaron, nosotras seguimos luchando, pero en el camino hemos perdido a 7, me dolía verlo, por lo que me lo cubrí con una flor de loto, que simboliza que incluso del lodo puede salir belleza. Por la gran familia que hemos creado en el hospital.