Yo no quería mascotas en casa, pero hace año y medio conocí a Max. Con tan solo un mes, ya lo habían abandonado dos veces. Ahora mi pequeño, el perro más mimoso (y mimado) del mundo, estará siempre conmigo, en mi familia, en mi corazón y en mi piel.