Un tatuaje es una cicatriz que ayuda a cerrar las que te va dejando la vida. Cada historia es muy personal, por eso la guardo para mí. Te ayuda a preservar un recuerdo, lección, o simplemente a sentirte mejor. Y hay que cuidarlo.