Hace tiempo sufrí depresión, e intenté quitarme la vida. Salí de todo aquello y quise recordarme que siempre hay que enfrentarse a las adversidades. La golondrina me recuerda que hay que disfrutar al máximo, el pergamino quiere decir que hay que menternerse firme. El ancla me recuerda que nuestro cuerpo es el único enlace físico con nuestra alma, y que hay que cuidarlo y quererlo mucho