Hace algo más de 5 años empecé la historia de amor que jamás imaginé y me llevó a vivir en Gran Canaria durante 4 años. Nos tuvimos que ir de la isla que había sido nuestro hogar por motivos laborales.
Un trocito de mi corazón se queda allí para siempre, pero yo me llevo su silueta en mi piel.