Mi primer tattoo iba con mi amiga y su hermana. La chica era el primer tattoo que hacía y yo fui la tercera en tatuarse. Ya no me daba mucho miedo porque mi amiga lo había hecho pero yo me iba a hacer 2.
En la nuca no dolió apenas. El peor fue el del pie que yo ya quería qué lo dejase como estuviese.