Llevo tatuado el nombre de mi hijo, que cambió mi forma de entender el mundo. Está copiado de la primera vez que pudo escribir su nombre.