El amor por los animales nació conmigo, pero gracias a mis gatos comencé a respetarlos mucho más hasta hacerme vegetariana.

Él es el que cuando yo me pongo enferma, empatiza tanto que también enferma, jamas se separa de mí. En todo momento lo somos todo el uno para el otro, ellos me hicieron mejor persona, por eso me tatué a mí unida a mi pequeño.