Mi abuela no sabia leer ni escribir y su firma eran sus iniciales. Asi me las tatué tal cual me firmó ella en mi libro de la comunion. Junto con uno de sus abanicos que llevaba siempre encima, da igual el tiempo que hiciera