Cuando pierdes a alguien que es como tu mamá, sabes que ese es el momento de grabarte su nombre en tu piel para siempre.
Fue el primero, cómo fue ella y será para siempre, mi abuela Margarita…