La historia detrás de este tatuaje es el esfuerzo que nos costó tanto de estudiar, como físico, psicológico y hasta económico a mis amigos y a mi ingresar donde lo hicimos, tuvimos un año muy duro de oposición y al final del camino pudimos entrar los 5 y lo plasmamos tatuandonos cada uno un casco guerrero diferente para inmortalizarlo.