Todos tenemos dos partes en nuestro interior, la realista, la que mostramos al mundo, la que la gente conoce, y una parte más sencilla, simple, con aquello que solo conocemos nosotros. Y que pocos conocerán. Nunca hay que olvidar ninguna de las dos. De ellas, se compone nuestra esencia. «Remember who you are.»
Y que mejor manera de plasmarlo con nuestro animal protector. El mío el lobo.