Este es el primer latido que escuche de mi hija, cuando aún solo estaba de 8 semanas. Es un recuerdo de muchos miedos, muchas ganas y muchísima ilusión.