Clara no tuvo padre, se caso a los 18, tuvo cuatro hijos y seis nietos. Antes de cumplir 70 Clara olvido su vida y se olvido de ella. Se olvido de las risas de los domingos, del sabor de la leche presa y del amor. Yo llevo a Clara en mi brazo izquierdo y todos los días la miro y pienso, que he grabado en mi tanto amor que no habra jamás olvido.

Amor eterno e inolvidable, güelita.