Este tatuajes describe el momento de mi transformación. El momento en el que, tras detectarme cáncer de ovario con tan solo 18 años, volví a nacer y cambié el color de mis gafas de sol. Desde entonces, empecé a ver la vida como realmente era y es: una auténtica maravilla. Elegí envolver el lazo en el cuerpo de una mariposa ya que para mi, ese «cáncer» fue una reinvención en mi vida.