Me tatué una golondrina porque tiene alas y quiero que me ayude a recordar cada vez que la vea que nadie jamás me va a volver a cortar las alas para ser libre y porque la golondrina es la protagonista de uno de los libros más significativos en mi vida «Rimas leyendas de Gustavo Adolfo Becquer