Pasé una depresión muy gorda, la primera en mi vida, de la cual creí que no me recuperaría. Cuando salí me tatué esto para cuando me vengo abajo recordarme esto: me niego a hundirme. Nada podrá conmigo!!!