Me hice este tatuaje en honor a mi abuela, tuvo que luchar contra un cancer de estómago con 89 años, finalmente pasó el cancer pero a los pocos días murió al estar tan débil con 90. Decidí tatuarme la rosa de la vida ya que representa lo orgullosa que estoy de ella y que siempre estará en mi corazón y en mi mente.