Era un saludo que tenía con mi padre de pequeño, siempre que llegaba a casa de trabajar lo hacíamos. Me lo tatué una vez que se puso enfermo y estaba muy grave en el hospital. Afortunadamente todo salió bien y el tatuaje será un recuerdo bonito para siempre.