Con 21 años caí en depresión empecé a engordar y todo iba a peor cuánto más engordaba más depresión cogia y más ansiedad tenía… No salía de casa solo a trabajar y recibía insultos cada día de gente desconocida. Llegué a pesar 165kg y lo único que me sacaba de mi fea vida era el leer decidí tatuarme todo lo que me ayudó a salir de aquello. Ahora peso 90kg sigo adelgazado y soy feliz.