Es un infinito, que comparto con 3 de mis mejores amigas. Llevamos juntas la mitad de nuestras vidas y nos pareció una forma muy bonita de recordarlo. Cada vez que lo veo sonrío porque sé que lo nuestro es una amistad de verdad, y no perdemos ocasión en fotografiarnos con los 4 tatus.