Mi madre siempre me dijo que el conocimiento era lo único que podría sacarme siempre de los momentos más oscuros. Desde pequeño leer y el amor por los gatos era un gusto que compartíamos. Cuándo la depresión parecía ganar la batalla, fué el arte y el conocerme a mí mismo, lo único que me sostuvo.
En el horóscopo maya, soy noche y la noche es aquel camino que se fortalece en el silencio.