Llevo grabado en mi piel lo más importante en mi vida y aquello que la revolucionó por completo. El nombre de mis hijos Oihan (bosque en euskera) y Elaia (golondrina en euskera) como dice mi pequeño, él es el bosque que protegerá a la pequeña golondrina entre sus árboles.