El árbol representa donde están las cenizas de mi abuelo enterradas bajo un cielo estrellado, pues para mí no habrá una estrella que brille más que él y siempre estará hay para cobijarme.