Mi tatuaje es un recordatorio de que debemos ser perseverantes en la vida, que de todo se sale. Me recuerda cada día que podemos superar la depresión y la ansiedad, y que todo puede ser difícil, pero nunca imposible.