Quizás no sea mi mejor tatuaje, ni el más lustroso, no es un símbolo religioso, la cruz simbolizaba un castigo, una penitencia, y esta cruz me recuerda que siempre cargaré con los momentos malos que me dio la vida a lo largo del tiempo, pero si sigo en pie, es porque puedo con ella y mucho más, y cada vez que la miro pienso… Aún no has podido conmigo