Es mi mano derecha, mi compañero de vida. Siempre ha estado a mi lado, gracias a él consigo salir de casa muchos días. Ha estado en muchos de los momentos más duros, y también en lo mejores de mi vida. Cuando me quitaron el Sintrom, fue el primer tattoo que me hice. Se llama Lobo y lo llevo en el hombro derecho