Desde luego lo mejor de mi vida, mi hija uxía. La unión desde el nacimiento mi conversión en madre y ver crecer a tu pequeña , eso quise plasmar en líneas sutiles y en un sencillo tatuaje que llevo en mi antebrazo con orgullo y amor. Cada vez que lo miro me recuerda ese día de emociones encontradas y sentimiento a flor de piel en el que me convertí en mamá formando mi familia.