Es el título de una canción del grupo Thirty Seconds to Mars. La música es mi escape cuando lo necesito, y esta canción me ayudó en un mal momento de mi vida, me hizo cambiar el chip, abrirme y lanzarme de cabeza a perseguir mis sueños y trabajar para cumplirlos.