Mi padre me llamaba «pipi» porque fue mi primera palabra. Una gran manera de llevarle siempre conmigo ha sido tatuarme un «pi al cuadrado» es decir…. Pipi.