Este tatuaje lo tengo desde los 16 años. A esta edad comencé a trabajar y sentí que un tatuaje me haría más atractivo para las chicas. Pero hoy siento que es un recordatorio de mi crecimiento personal. Antes del tatuaje no pensaba ir a una universidad y quería una vida simple de diversión. Después del tatuaje me encuentro en la mitad de mi carrera y más feliz que en mi anterior trabajo.