Tantos años dándole vueltas a qué tatuarte y dónde hacerlo para que de repente llegue un cáncer de mama y te marque el cuerpo para siempre.
Después de una mastectomia hay que encontrar la forma de querer de nuevo a tu cuerpo, y en mi caso, adornarlo con flores lo facilitó muchísimo.