Mi abuela siempre ha sido como mi segunda madre. Hace 5 años, mi abuela murió y necesitaba tener algo en mi piel que siempre me recordara a ella, entonces recordé una nana que me cantaba mientras me acunaba . Eso es solo nuestro, así que me tatué un clavel y su nombre con su letra.