Cuando tenía 8 años mi tío me llevó de paseo por el campo y me regaló un tarrito de cristal con un grillo dentro. Por la noche nos trajo a casa a mi madre y a mí y a la vuelta tuvo un accidente y falleció, por eso decidí hacerme el grillito de la suerte para que esté siempre conmigo.