Básicamente mis padres y conocidos querían que fuera militar (trabajo seguro y bien pagado en mi país) pero mi pasión fue y será la INGENIERÍA. Así que me tatué al ingeniero más genial de la historia al mismísimo Tony Stark, para recordarme siempre que elegí el camino correcto sobre el destino de mi vida.