Mi tatuaje es una rosa que me representa a mi misma. Me la hice en un momento en el que me di cuenta de que tenía que aprender a valorarme y quererme más, así que siempre que lo miro me recuerda que, pase lo que pase, nunca me olvide de eso.