Un recuerdo de que a pesar de que hay que ayudar a los demás, nunca podemos olvidarnos de uno mismo. Una flor de loto, que nace en las adversidades y a pesar de ello es Preciosa.
Por más que el fango nos rodee, podemos brillar si luchamos por nosotros mismos.